¡ATENCIÓN! El museo permanecerá cerrado del 10 de diciembre de 2017 al 9 de enero de 2018

La historia de la Cartoixa de Valldemossa

Documento de donación del palacio a la orden de los cartujanos por Martín en el año 1399

En el año 1229, el Rey Jaime I de Aragón, llamado el Conquistador, llegó a Mallorca. Su hijo, Jaime II, fue el primer rey privativo de Mallorca, reino dominante de la zona en ese momento y no dependiente de la Corona de Aragón.

Jaime II tenía un hijo que sufría asma, Sancho I. En el año 1309, para intentar aliviar el mal de su hijo, Jaime II mandó construir en Valldemossa un Palacio donde pudiera vivir Sancho, ya que creían que el clima de Valldemossa le podría ayudar a calmar su dolencia.

Durante algunos años este palacio sirvió de residencia real, es decir, de casa de los reyes de Mallorca. Aun así, el reino de Mallorca no duró muchos años, y en el año 1349 acabó uniéndose definitivamente al  reino de la Corona de Aragón.

Como ya no había reyes mallorquines, el Palacio construido por Jaime II no se volvió a utilizar como casa de los reyes. Por este motivo se decidió dar el palacio a unos monjes para que aprovecharan el antiguo Palacio y lo convirtieran en monasterio. Estos monjes eran cartujanos, es decir, uno de los diferentes grupos de monjes que hay. Era el año 1399.

Pasado un tiempo de los cambios que hicieron los monjes para poder vivir en el antiguo palacio, éstos se dieron cuenta que el espacio era demasiado pequeño: era necesario construir un nuevo monasterio. Así, en el año 1717 se empezó la construcción de un nuevo monasterio, aferrado al actual, marcando la segunda gran transformación de la Cartuja.

Después de que la orden cartujana viviera en el monasterio durante cuatrocientos años, en el año 1835 el Estado español les quitó el monasterio a los mojes cartujanos y lo vendió a particulares, es decir, ¡a personas como todos vosotros! Este hecho se llama desamortización.

Aquí tenemos la tercera gran transformación de la Cartuja, ya que varias personas compraron diferentes partes para hacerla su casa. ¡Imaginaos el lujo de poder vivir en un lugar tan bonito como la Cartuja de Valldemossa! Durante esta etapa la Cartuja recibió a muchos artistas y escritores: George Sand y Chopin, Rubén Darío, Azorín, Santiago Rusiñol, Eugeni d’Ors...

Hoy en día el conjunto se ha convertido en un monumento que todo el que quiera puede visitar.