9.30 – 18.30. Sundays 10.00 – 13.00

El Top-10 de museos mallorquines

Mallorca ofrece infinitas opciones para disfrutar del tiempo libre. Por ello, tanto residentes como visitantes tienen el privilegio de descubrir -o redescubrir, según el caso- un alto número de espacios artísticos que se encuentran por toda la geografía de la isla: galerías, talleres artísticos y, sobre todo, museos. Por ello, le ofrecemos un listado de espacios emblemáticos que nos permiten tomar conciencia de nuestros inmensos tesoros patrimoniales.

  1. Museo de Mallorca. Su espectacular edificio conserva la mayor parte de la estructura pentagonal de la época barroca; este espacio se encarga de ofrecer una amplia panorámica que abarca desde la época prehistórica hasta el tiempo presente. Allí localizamos un patrimonio pictórico de gran importancia con obras de Mattia Preti, Antoni Ribas, Ricard Anckerman, Joan Fuster, Antoni Gelabert o Joan Junyer, entre otros.
  2. Es Baluard. Fundado en 2004, ha conseguido encabezar los espacios museísticos más frecuentados de Mallorca a partir de un conjunto de exposiciones -permanentes y temporales- caracterizadas por su diversidad.
  3. Museo Fundación Juan March. Ubicado en una antigua casa señorial de la calle San Miguel, destaca por albergar una colección permanente centrada, sobre todo, en representantes españoles de las primeras vanguardias. Se complementa con la obra de artistas posteriores y una atractiva colección de piezas escultóricas.
  4. Museo Diocesano de Mallorca. Situado en un ala del Palacio del Obispo, invita a hacer un recorrido de alto interés histórico y artístico a partir de obras emblemáticas íntimamente ligadas a la historia del cristianismo en la isla como, por ejemplo, el famoso Retablo de San Jorge de Pere Niçard.
  5. CaixaForum Palma. Cuenta con una colección permanente del pintor Anglada Camarasa en la que destaca una de sus obras más icónicas, "El tango de la corona". Está situado en el Gran Hotel, una de las primeras construcciones modernistas de Palma.
  6. Fundación Pilar y Joan Miró. En este espacio, proyectado por Rafael Moneo, y encontramos un fondo que supera las seis mil obras: desde pinturas a esculturas, pasando por primeros bocetos, fotografías, correspondencia y otros documentos de interés relacionados con el artista catalán Joan Miró.
  7. Cartuja de Valldemossa. Se trata de otro espacio imprescindible de la museografía mallorquina caracterizado por la diversidad de sus colecciones: la pinacoteca perteneciente al Museo Municipal de Valldemossa, la muestra de arte contemporáneo, la farmacia cartuja o la colección de xilografías Guasp son importantes alicientes para dedicarle una merecida visita.
  8. Can Prunera. Sóller es un paro privilegiada para los amantes del arte. En este espacio se puede disfrutar de una col • colección de piezas de autores como Henri de Toulouse-Lautrec, Paul Klee, Fernand Léger, Maurice Vlaminck, Santiago Rusiñol, Eliseu Meifrén, Ritch Miller o Miquel Barceló.
  9. Monasterio de Lluc. Su museo tiene como principales atractivos una serie de colecciones de elementos típicos mallorquines -cerámicas, vestimentas, etc.- y una notable pinacoteca en la que predominan los artistas mallorquines.
  10. Fundación Yannick Vu y Ben Jakober. Dentro de ella hay una importante muestra de la obra de Domenico Gnoli, pero también de otros nombres destacados como Miguel Barceló, Ferrán García Sevilla, Vu Cao Dam o Rebecca Horn. Uno de sus espacios más interesantes es el parque de esculturas de animales que realizaron Jakober y Vu siguiendo los modelos de Egipto y Japón.

Publica un comentario