‘Tramonto’ de Aligi Sassu

La puesta de sol es quizá uno de los momentos más evocadores del día. La jornada acaba, y es un instante para la observación de la naturaleza materializada en sus más caprichosos colores. Sin embargo, la rapidez con la que transcurre nuestro día a día, la urgencia de los temas cotidianos y los pesares intrínsecos a la existencia, hacen que la mayoría de las veces olvidemos este fugaz momento diario de belleza. Por fortuna, sin embargo, están los artistas, más atentos y sensibles a estas cuestiones contemplativas, y quienes se encargan de recordarnos con sus obras que nuestro mundo está compuesto por una multitud de visiones maravillosas.

La obra Tramonto de Aligi Sassu (Milán, 1912 – Pollença, 2000) es un buen ejemplo de esto. A partir de una perspectiva poco realista de la naturaleza, característica de buena parte de la producción artística de este pintor, escultor y ceramista italiano afincado en Pollença desde 1964, la pintura muestra un paisaje de corte mediterráneo bañado por la luz rojiza del ocaso. En la obra los colores verdosos de la vegetación se funden con los del cielo, rodeando un mar de intenso azul oscuro. En la trayectoria profesional de Sassu, las formas mediterráneas siempre tuvieron un papel destacado debido a sus orígenes sardos y al reencuentro con esta particular naturaleza en Mallorca. El museo de arte contemporáneo de la Cartuja de Valldemossa es depositario de esta bella obra, por lo que los visitantes están invitados a detenerse frente a ella unos minutos y permitirse un instante para disfrutar la tranquila improductividad de la contemplación.

Aina Ferrero Horrach.

Colección de Arte Contemporáneo

Esta exposición se articula en torno de la figura de Juli Ramis (Sóller, 1909-Palma, 1990) y su relación con los pintores europeos más importantes del momento. Destacan los trabajos de Bacon, Ernst, Moore, Picasso y Miró. Ramis recibió la influencia del fauvismo y del cubismo, y fue uno de los precursores del informalismo, trabajando con arenas, conchas o soportes de todo tipo. La sala adyacente se compone de obras de diferentes compañeros de Ramis durante su estancia en París: Francis Bacon, Max Ernst y Henry Moore, por destacar algunos. En las vitrinas hay una muestra de ediciones ilustradas o conmemorativas de Joan Miró así como una serie de grabados de Pablo Picasso.