Colección de la farmacia monástica

Esta botica es una de las más antiguas de Mallorca y de las mejores conservadas de Europa. Fue fundada por los cartujos entre 1723 y 1725 y estuvo activa hasta 1895.

No sólo sirvió de farmacia de la comunidad religiosa, sino que, a partir de 1835, y como consecuencia de la desamortización del monasterio, también extendió sus servicios a la gente de la villa.


Objetos de la colección